La curación de un leproso

Publicado en por Hermano Jorge Jimenez A

Al bajar del monte le seguía una gran multitud. En esto, se le acercó un leproso, se postró ante él y le dijo:- Señor, si quieres, puedes limpiarme.Y extendiendo Jesús la mano, le tocó diciendo:- Quiero, queda limpio.Y al instante quedó limpio de la lepra.Entonces le dijo Jesús:- Mira, no lo digas a nadie; pero anda, preséntate al sacerdote y lleva la ofrenda que ordenó Moisés, para que les sirva de testimonio

Etiquetado en Los milagros de Jesús

Comentar este post