La curación de un paralítico

Publicado en por Hermano Jorge Jimenez A

557876153_a57902b3fd.jpg

 

 

Subió a una barca, cruzó de nuevo el mar y llegó a su ciudad. Entonces, le presentaron a un paralítico tendido en una camilla. Al ver Jesús la fe de ellos, le dijo al paralítico:Ten confianza, hijo, tus pecados te son perdonados.Entonces algunos escribas dijeron para sus adentros: Este blasfema. Conociendo sus pensamientos, dijo:- ¿Por qué pensáis mal en vuestros corazones? ¿Qué es más fácil decir?: Tus pecados te son perdonados, o decir :levántate y anda? Pues para que sepáis que el Hijo del Hombre tiene potestad en la tierra para perdonar los pecados- se dirigió entonces al paralítico-, levántate, toma tu camilla y vete a tu casa.Él se levantó y se fue a su casa. Al ver esto, la gente se atemorizó y glorifico a Dios por haber dado tal potestad a los hombres.

      (Lucas 5:17-26)

 

Luc 5:17 Aconteció un día, que él estaba enseñando, y estaban sentados los fariseos y doctores de la ley, los cuales habían venido de todas las aldeas de Galilea, y de Judea y Jerusalén; y el poder del Señor estaba con él para sanar. No es casualidad que Cristo se encontrara justo en el lugar en donde se reunirían una gran cantidad de fariseos y doctores de la ley. Y justo en ese momento el Señor haría sanaciones.

 

Luc 5:18 Y sucedió que unos hombres que traían en un lecho a un hombre que estaba paralítico, procuraban llevarle adentro y ponerle delante de él. El que estos hombres se preocuparan del paralitico significaba que le tenían algún aprecio, estima o lastima, pero igualmente lo cargaron para llevarlo al Señor. Nosotros algún día también fuimos llevados delante de Jesús, de alguna u otra forma, primero entrando en su presencia y luego ponernos delante de Él. Un paralitico es una persona que aparentemente se ve que está viva, pero no puede hacer nada, es como estar muerto en vida. Los pecadores son como este hombre paralitico, sin movimiento, sin poder expresar sus emociones, sin poder llegar a la felicidad, incapacitados de vivir por sus propios medios y es por eso que vino el Señor Jesucristo a salvarnos, y a darnos vida, éramos vivos físicamente pero muertos espiritualmente.

 

Luc 5:19 Pero no hallando cómo hacerlo a causa de la multitud, subieron encima de la casa, y por el tejado le bajaron con el lecho, poniéndole en medio, delante de Jesús. A este hombre lo traían en un lecho, esto es un lugar donde acostarse (cama) pero también era una forma en que se trasladaba y enterraba a los muertos. El panorama era este, unos hombres traían al paralitico al Señor, pero se les presentan algunos obstáculos. Primero está la multitud, personas que le impedían llegar al Jesús, en nuestra vida diaria siempre tenemos una multitud de personas que dicen creer en Dios, dicen querer escucharle, dicen querer conocerle, pero que realmente nos impiden el acercarnos a Él. Satanás ocupa a estas personas para desviar nuestra atención de Jesucristo y desanimarnos. Por otro lado vemos un problema del lugar físico en que se encontraba el Señor, porque era solo una casa, para una gran multitud que le seguía pero el acceso estaba limitado. Pero es destacable como reaccionaron estos hombres, no miraron los grandes obstáculos que los angustiaban sino miraron al cielo, buscaron la guía de Dios, ¿y qué solución encontraron? Pues dos, primero utilizar el obstáculo de la casa para convertirlo en una vía para entregar al paralitico al Señor Jesús y luego utilizar otro objeto, el lecho que lo había acompañado en su vida de paralitico ahora tenía una utilidad distinta que era acercarlo al Señor. Al contemplar también por todas las cosas que tuvieron que pasar estos hombres para llevar al paralitico a Jesús, también vemos el aprecio de estos, porque Jesús lo sanara… en nuestro diario vivir, tenemos alrededor personas que nos quieren y que por lo tanto quieren acercarnos al Señor para que él pueda Salvarnos.

 

Luc 5:20 Al ver él la fe de ellos, le dijo: Hombre, tus pecados te son perdonados. Así como los amigos sabían que Jesucristo sana y el mismo paralitico tenía fe en ello, es como el Señor lo curo de su padecimiento. Así funciona la salvación, es necesario tener fe en que esto es real, y es por eso que lo predicamos y es por eso que lo anunciamos, porque hemos visto el cambio en nuestras vidas y podemos garantizarles y tenemos fe que Dios también lo puede hacer si es que usted tiene fe en ello. 

 

Luc 5:21 Entonces los escribas y los fariseos comenzaron a cavilar, diciendo: ¿Quién es éste que habla blasfemias? ¿Quién puede perdonar pecados sino sólo Dios? Estos hombres tenía todo el conocimiento de la Biblia, tenían las escrituras, incluso se las sabían de memoria pero aun así no podían reconocer al mesías esperado en el Señor Jesucristo, para ellos lo único importante eran sus vidas, sus puestos, su poder reconocido por los hombres. Pero de todo lo que sabían no ponían en práctica estos conocimientos. Al ver la atención y el dominio que manejaba Él Señor ellos empezaron a tener envidia.

 

Luc 5:22 Jesús entonces, conociendo los pensamientos de ellos, respondiendo les dijo: ¿Qué caviláis en vuestros corazones? El Señor que ve nuestros corazones y sabe lo que pensamos les pregunta (sorprendiéndolos) que era eso que ellos estaban pensado, que eran los sentimientos que tenían en sus corazones.

 

Luc 5:23 ¿Qué es más fácil, decir: Tus pecados te son perdonados, o decir: Levántate y anda? Esta es una pregunta muy amplia y difícil de analizar, uno puede dar respuestas según como lo entienda, según la realización de estas palabras, según la complejidad de pronunciarla o incluso según el tipo de personas y creencias que tenía. De estas dos órdenes una de ella es visible para los hombres y la otra no, una obra físicamente y la otra espiritualmente, una cura momentáneamente y la otra cura por la eternidad, para una solo era necesario la palabra pero para la otra era necesario pagar un precio y uno muy alto. Si bien es más fácil e increíble en el momento ver la sanación de alguien que ha estado postrado y verlo ahora caminar, el perdón de pecados necesita tanto poder que incluso fue necesario que nuestro Señor Jesucristo pagara con su vida. Se necesita tanto poder que era necesario un sacrificio para que Dios pudiera perdonar nuestros pecado. Para el paralitico ninguna de las dos cosas estaba a su alcance por sí mismo, pero para Dios que nada es imposible le dio su salud física más un perdón de pecados que lo limpiaría por la eternidad.

 

Luc 5:24 Pues para que sepáis que el Hijo del Hombre tiene potestad en la tierra para perdonar pecados (dijo al paralítico): A ti te digo: Levántate, toma tu lecho, y vete a tu casa. El Señor no necesitaba explicarles lo que ellos dijeron porque ya sabían que para Dios era posible eso, mas al paralitico que ahora había sentido este cambio le afirma que realmente el fue sanado espiritualmente. Y una vez que realiza lo más importante que era darle la vida eterna pasa a darle también su vida física que era lo que él quería. El Señor Jesucristo mostraba con hechos sus palabras.

 

Luc 5:25 Al instante, levantándose en presencia de ellos, y tomando el lecho en que estaba acostado, se fue a su casa, glorificando a Dios. El Señor no demora el curarnos, es algo instantáneo, es algo imposible de calcular porque es algo que cambia en cero segundos a la persona. Y ese lecho que antes era un símbolo de su muerte ahora él podía cargarla y no le tenía miedo a la muerte porque Jesús le había afirmado que Dios tiene potestad de perdonar pecado. Como no iba a irse glorificando a Dios al ver que había puesto sus ojos en El, y ahora aquellos amigos que lo llevaron y tuvieron fe en su curación podían acompañarlo, ya no cargando sino caminando junto a él y también podían dar testimonio de tan grande obra.

 

Luc 5:26 Y todos, sobrecogidos de asombro, glorificaban a Dios; y llenos de temor, decían: Hoy hemos visto maravillas. Y así como todos sobrecogidos daban gloria a Dios, ahora que usted ha visto este gran poder que Cristo tiene para salvar, ¿No le gustaría que fuera realizado en usted también? Dios en este momento te está mirando, y puede haber ocupado a alguien para acercarte el mensaje de Salvación, y tu ¿Qué harás? Seguirás con esa vida de muerto en vida, o ¿quiere saber realmente que significa estar vivo, y vivo por y para Dios? Es ahora la oportunidad, este hombre solo tenía una oportunidad de ver al Señor y poder aceptarlo, tú amigo, amiga, también aprovecha esta tu oportunidad para aceptarlo antes que ya sea demasiado tarde.

Etiquetado en Los milagros de Jesús

Comentar este post