Sunday 15 may 7 15 /05 /May 02:11

parabola_talentos_1-1-.jpg

 

"Porque el reino de los cielos es como un hombre que partiéndo lejos llamó a sus siervos, y les entregó sus bienes. Y a éste dió cinco talentos, y al otro dos, y al otro uno: a cada uno conforme a su facultad; y luego se partió lejos. Y el que había recibido cinco talentos se fue, y granjeó con ellos, e hizo otros cinco talentos. Asimismo el que había recibido dos, ganó también él otros dos. Mas el que había recibido uno, fue y cavó en la tierra, y escondió el dinero de su señor. Y después de mucho tiempo, vino el señor de aquellos siervos, e hizo cuentas con ellos. Y llegando el que había recibido cinco talentos, trajo otros cinco talentos, diciendo: Señor, cinco talentos me entregaste; he aquí otros cinco talentos he ganado sobre ellos. Y su señor le dijo: Bien, buen siervo y fiel; sobre poco has sido fiel, sobre mucho te pondré: entra en el gozo de tu señor. Y llegando también el que había recibido dos talentos, dijo: Señor, dos talentos me entregaste; he aquí otros dos talentos he ganado sobre ellos. Su señor le dijo: Bien, buen siervo y fiel; sobre poco has sido fiel, sobre mucho te pondré: entra en el gozo de tu señor. Y llegando también el que había recibido un talento, dijo: Señor, te conocía que eres hombre duro, que siegas donde no sembraste, y recoges donde no esparciste; Y tuve miedo, y fui, y escondí tu talento en la tierra: he aquí tienes lo que es tuyo. Y respondiendo su señor, le dijo: Malo y negligente siervo, sabías que siego donde no sembré y que recojo donde no esparcí; Por tanto te convenía dar mi dinero a los banqueros, y viniendo yo, hubiera recibido lo que es mío con usura. Quitadle pues el talento, y dadlo al que tiene diez talentos. Porque a cualquiera que tuviere, le será dado, y tendrá más; y al que no tuviere, aun lo que tiene le será quitado. Y al siervo inútil echadle en las tinieblas de afuera: allí será el lloro y el crujir de dientes" (Mat. 25:14-30).

 

Esta parábola nos debe hacer pensar mucho. Cada uno de nosotros tiene un talento especial, o muchos, que Dios nos ha dado. ¿Cuál crees que es tu don? Lo primero que debemos hacer consiste en examinar nuestra vida, para saber qué cosas sabemos hacer mejor que otras. No se trata de decir, "yo no soy bueno para esto o para esto otro." Se trata de lo contrario, deslindar todo aquello para lo que somos realmente buenos. Muchas veces ser diestro en algo supone nada más que el interés que le demos a esa actividad. Tildamos de lentos o lentas a personas que supuestamente no tienen mucha inteligencia. Y eso se debe en gran parte a un infinito número de variables que no tienen nada que ver con el cerebro. Por esa razón es menester que hagamos una introspección y veamos qué temas nos interesan más, qué actividades gozamos mucho, y eso nos dará una idea de para qué somos buenos. En última instancia sabremos para qué nos puso Dios en este mundo.

 

Lo que no es bueno hacer es guardarse los talentos para uno. Fue lo que hizo el último de los hombres a quienes el amo les dio los talentos. De alguna manera debemos poner a funcionar esos dones para el servicio de los demás. Sé de personas con uso talentos formidables, que por excusas parecidas a las de ese hombre de la parábola, dejan perder oportunidades inmensas de ayudar y ayudarse.

 

Cristo nos cuenta esta parábola ciertamente para decirnos que de la misma manera que los bienes ultraterrenos, como la fe, se acrecientan con el uso y con la práctica diaria, los bienes materiales también se pueden manifestar y acrecentar con la inversión y la constancia. Al que tiene se le dará, dice Jesús. Si oramos cada día con mayor fervor, poco a poco esa oración se hará mayor, más constante, más fuerte. Dios nos asistirá para que desarrollemos ese músculo. Pero si no lo hacemos, perderemos la práctica, y nuestra oración será débil, escueta y sin mucho efecto. De la misma forma, si hacemos ejercicio diario, nos mantendremos en forma, y seremos mucho más saludables.

 

En los tiempos de la vida terrenal del Salvador, el talento representaba ser una suma grande de dinero, igualada a sesenta minas. Una mina se igualaba a cien denarios. Un simple trabajador ganaba un denarios por día. En la parábola la palabra "talento" significa la unidad de todos los bienes que Dios otorgó al hombre, materiales y espirituales. Los talentos materiales son: las riquezas terrenales, las condiciones favorables en la vida de una persona, lugares destacados en la sociedad, buena salud, etc. Los talentos espirituales es - tener una mente lucida, buena memoria, diferentes cualidades en el arte y trabajos manuales, elocuencia, firmeza, sensibilidad, tacto, compasión y muchas otras cualidades engendradas en nosotros por el Salvador. Aparte de esto, para tener éxito en el bien, El Señor nos ofrece para nuestra ayuda la gracia espiritual que se manifiesta en diferentes talentos. Sobre estos talentos habla el apóstol Paulo en su primera epístola a los Corintios: "Empero hay repartimiento de dones; mas el mismo Espíritu es. Y hay repartimiento de ministerios; mas el mismo Señor es. Y hay repartimiento de operaciones; mas el mismo Dios es el que obra todas las cosas en todos. Empero a cada uno le es dada manifestación del Espíritu para provecho. Porque a la verdad, a éste es dada por el Espíritu palabra de sabiduría; a otro, palabra de ciencia según el mismo Espíritu; A otro, fe por el mismo Espíritu, y a otro, dones de sanidades por el mismo Espíritu; A otro, operaciones de milagros, y a otro, profecía; y a otro, discreción de espíritus; y a otro, géneros de lenguas; y a otro, interpretación de lenguas. Mas todas estas cosas obra uno y el mismo Espíritu, repartiendo particularmente a cada uno como quiere" (1 Cor. 12:4-11).

 

De acuerdo a esta parábola debemos concluir que Dios no exige del hombre acciones que excedan sus fuerzas o habilidades. Sin embargo, esta persona asume la responsabilidad sobre aquellos talentos que le fueron otorgados. La gente debe acrecentar los talentos para el beneficio de la Iglesia, prójimos, etc. Es muy importante desarrollar en sí las buenas cualidades. En realidad existe una unión muy cercana entre las acciones y el estado espiritual del alma. Cuanto más buenas acciones hace la persona, más se enriquece espiritualmente y se perfecciona en las virtudes. Lo que es exterior e interior, es indivisible.

"Porque a cualquiera que tuviere, le será dado, y tendrá más; y al que no tuviere, aun lo que tiene le será quitado." Aquí se habla principalmente sobre la retribución en el otro mundo: el que se enriquecía espiritualmente en este mundo, recibirá aun más en la otra vida, pero el perezoso perderá lo poco que poseía. Hasta cierto punto la justicia de estas palabras pronunciadas se comprueba diariamente. La gente que no desarrolla sus habilidades, eventualmente las perderán. Así como en una vida satisfecha y ociosa, la persona se entorpece mentalmente, su voluntad se atrofia, se endurecen los sentimientos y todo su cuerpo incluyendo el alma se debilitan, esta persona deja de ser hábil y se convierte en un zángano.

 

Si nosotros podemos concentrarnos más profundamente en el sentido de las parábolas sobre el Rico Insensato y los Talentos, podremos comprender el crimen que cometemos y cómo nos robamos nosotros mismos cuando inactivamente o innecesariamente malgastamos el tiempo y fuerzas otorgadas a nosotros por Dios. Por esta razón es necesario que nosotros enfoquemos nuestra mente de tal forma, para que cada minuto de nuestra vida sea usado para hacer el bien de los demás, dirigir nuestros pensamientos y deseos hacia la gloria de Dios. Servir a Dios es una necesidad para nosotros y un gran honor.

 

      Hermanos en cristo. Pensemos en esto; no escondamos el talento que nos dieron, aunque nos parezca que es insignificante. Hagamos nuestro trabajo con el amor de brindárselo a nuestros semejantes, y aunque nos digan que somos beatos o que somos esto o aquello, sufrir vejaciones por Cristo es siempre la mejor inversión, las que nos dará los mejores réditos.

Por Hermano Jorge Jimenez A - Publicado en: parábolas cristianas
Escribir un comentario - Ver los 0 comentarios
Volver a la página principal

Hermano Jorge Jimenez Arias

  • Predicador y conferencista cristiano
  • Consejería Espiritual

Textos Biblicos

"La Palabra de Dios es viva y eficas, y más cortante que toda espada de dos filos: penetra hasta partir el alma y el espiritu, las coyunturas y los tuetanos, y discierne los pensamientos y  las intenciones del corazon"

(Hechos 4:12)

 

"Pero sin fe es imposible agradar a Dios, porque es necesario que el que se acerca a Dios crea que le hay, y que es galardonador de los que le buscan".

(Hebreo 11:6)

 

"Toda la Escritura es inspirada por Dios y útil para enseñar, para redarguir, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra"

(2da Timoteo 3: 16-17)

 

=========================================================================================

 Sin-ticascxastulo.jpg

Hermano en Cristo, te invito afrendar un aporte solidario para la Construccion de una Iglesia: Que le dara una nueva esperanza a nuestros hermanos en Cristo... Nuestro proyecto es levantar un templo para la Gloria de Dios. Nuestra Iglesia se llamará: "Un Clamor de Esperanza" 

Si quieres participar de nuestro proyecto espiritual puedes hacer tu siembra ofrendando En la cuenta de Ahorro del Banco estado N° 32162106707 - Chile.

o Comunicate a nuestro correo: unclamordeesperanza@gmail.com.

que eL Señor te bendiga.

 

=======================================================

"El Señor Bendice al dador Alegre"

 

 "Para aquellos que ofrenden, DIOS ha hecho una promesa especial :Dad y se os dará, medida buena,apretada remecida y rebosando daran en vuestro regazo"

 

Lucas 6:38

Hombres y Mujeres de Fe

Calendario

October 2014
M T W T F S S
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31    
<< < > >>

buscar

 
Crear un blog en OverBlog - Contacto - C.G.U - Remuneración por el programa "Gana con tu Blog" - Reportar un abuso - Artículos más comentados