La semilla de la mostaza.

Publicado en por Hermano Jorge Jimenez A

 images--5-.jpg

 

Queridisimos hermanos el el Señor; la parábola del grano de mostaza nos enseña que el Reino de los cielos es siempre pequeño y casi insignificante en sus inicios, pero tiene que ir creciendo hasta convertirse en un árbol frondoso, capaz de abrigar en sus ramas a las aves del cielo; o sea, capaz de salvar a miles de personas y llevarlas a la vida eterna. 

En el evangelio donde nos habla el Señor, nos invita a profundizar sobre la fe y su relación con el servicio. ¿Cómo una montaña puede trasladarse al mar por fe? para nuestros sentidos eso no es posible. Pero Jesús nos dice que por fe aquellas situaciones que para nuestros sentidos no son posibles para Dios es posible. El servicio es el resultado de profundizar la fe. Porque la fe implica conocer a Dios, no se tiene fe en aquello que no se conoce. Y al conocer a Dios vas descubriendo aquello que te invita a vivir, como el servicio. ¿Dedicas tiempo a profundizar en la fe? ¿Cómo vives tu misión de servicio?

En el Oriente la planta de la mostaza llega a tamaños muy grandes (más de veinte pies), su semilla es tan pequeña, que los hebreos en los tiempos de Jesucristo tenían un dicho: "Pequeño como la semilla de la mostaza." Esta comparación del Reino de Dios con la semilla de la mostaza se comprobó en la práctica sobre la velocidad con la cual se propagó la Iglesia en los paises paganos. Para el resto del mundo la Iglesia era una organización imperceptible, representada por un pequeño grupo de pescadores galileos de poca preparación intelectual. Luego, se extendió durante dos siglos por todos los países de aquellas regiones - de la Escita salvaje, hasta la calurosa Africa. Y de la lejana Britaña, hasta la misteriosa India. La gente de diferentes razas, lenguas y culturas, recibía en la Iglesia la salvación del mundo espiritual, igual que los pájaros que durante la tempestad encuentran refugio entre las ramas.

 

1.- Jesús era el Verbo de Dios, el mismo que había creado todo con la Palabra de Su Poder (Juan 1: 1-13), siendo Uno con Dios. Pero el Verbo mismo se hizo menor que los ángeles tomando forma humana (Hebreos 2: 6-8), el cual no tenía apariencia hermosa para ser deseable para los ojos humanos (Isaías 53: 1-3). Este mismo Jesús fue el que obró la Gran Aventura de la Salvación. Fue sembrado mediante su muerte en las entrañas de la tierra (Mateo 12: 38-40), para redimirnos, ser exaltado y glorificado. 

 

2.- La parábola del grano de mostaza nos enseña que el Reino de los cielos es siempre pequeño y casi insignificante en sus inicios, pero tiene que ir creciendo hasta convertirse en un árbol frondoso, capaz de abrigar en sus ramas a las aves del cielo; o sea, capaz de salvar a miles de personas y llevarlas a la vida eterna. Querido hermano, esta parábola puede ser un indicio de tu vida de fe, como el Señor va poco a poco aciendola crecer, en tu vida; por medio de la oracion y tu testimonio cristiano. debes entender que la Fe es un don que crece cuando se uso o se pierde cuando se ignora.

Etiquetado en parábolas cristianas

Comentar este post