La semilla de la mostaza.

Publicado en por Hermano Jorge Jimenez A

 images--5-.jpg

 

Queridisimos hermanos el el Señor; la parábola del grano de mostaza nos enseña que el Reino de los cielos es siempre pequeño y casi insignificante en sus inicios, pero tiene que ir creciendo hasta convertirse en un árbol frondoso, capaz de abrigar en sus ramas a las aves del cielo; o sea, capaz de salvar a miles de personas y llevarlas a la vida eterna. 

En el evangelio donde nos habla el Señor, nos invita a profundizar sobre la fe y su relación con el servicio. ¿Cómo una montaña puede trasladarse al mar por fe? para nuestros sentidos eso no es posible. Pero Jesús nos dice que por fe aquellas situaciones que para nuestros sentidos no son posibles para Dios es posible. El servicio es el resultado de profundizar la fe. Porque la fe implica conocer a Dios, no se tiene fe en aquello que no se conoce. Y al conocer a Dios vas descubriendo aquello que te invita a vivir, como el servicio. ¿Dedicas tiempo a profundizar en la fe? ¿Cómo vives tu misión de servicio?

En el Oriente la planta de la mostaza llega a tamaños muy grandes (más de veinte pies), su semilla es tan pequeña, que los hebreos en los tiempos de Jesucristo tenían un dicho: "Pequeño como la semilla de la mostaza." Esta comparación del Reino de Dios con la semilla de la mostaza se comprobó en la práctica sobre la velocidad con la cual se propagó la Iglesia en los paises paganos. Para el resto del mundo la Iglesia era una organización imperceptible, representada por un pequeño grupo de pescadores galileos de poca preparación intelectual. Luego, se extendió durante dos siglos por todos los países de aquellas regiones - de la Escita salvaje, hasta la calurosa Africa. Y de la lejana Britaña, hasta la misteriosa India. La gente de diferentes razas, lenguas y culturas, recibía en la Iglesia la salvación del mundo espiritual, igual que los pájaros que durante la tempestad encuentran refugio entre las ramas.

 

1.- Jesús era el Verbo de Dios, el mismo que había creado todo con la Palabra de Su Poder (Juan 1: 1-13), siendo Uno con Dios. Pero el Verbo mismo se hizo menor que los ángeles tomando forma humana (Hebreos 2: 6-8), el cual no tenía apariencia hermosa para ser deseable para los ojos humanos (Isaías 53: 1-3). Este mismo Jesús fue el que obró la Gran Aventura de la Salvación. Fue sembrado mediante su muerte en las entrañas de la tierra (Mateo 12: 38-40), para redimirnos, ser exaltado y glorificado. 

 

2.- La parábola del grano de mostaza nos enseña que el Reino de los cielos es siempre pequeño y casi insignificante en sus inicios, pero tiene que ir creciendo hasta convertirse en un árbol frondoso, capaz de abrigar en sus ramas a las aves del cielo; o sea, capaz de salvar a miles de personas y llevarlas a la vida eterna. Querido hermano, esta parábola puede ser un indicio de tu vida de fe, como el Señor va poco a poco aciendola crecer, en tu vida; por medio de la oracion y tu testimonio cristiano. debes entender que la Fe es un don que crece cuando se uso o se pierde cuando se ignora.

Etiquetado en parábolas cristianas

Comentar este post

Alberto 09/01/2016 17:39

FE COMO UN GRANO DE MOSTAZA
Los felicito por su página. Hacen falta conceptos profundizantes sobre la fe, que superen a repetir dogmas como grabadora. Con el tema del granito de mostaza, Cristo dió en el clavo.
La unidad entre ciencia, filosofía, religión y fenómenos naturales, ya está integrada en la ley natural de Dios, solo nos falta: descubrirla de mejor manera, reconocerla, rectificar planteos obsoletos degradantes, dejar de ofender a Dios mediante conceptos insultivos, aplicarla, y para eso necesitamos usar la fe, o poder de interiorización transdimensional.
Si Dios y las almas no están en la dimensión de nuestros cuerpos biológicos, y queremos profundizar, necesitamos una visión holística, dentro del alcance que pueda lograr el humano terrícola.
Sin considerar lo trascendente, ¿qué conseguiríamos avanzar, en el estudio de esta ley natural multidimensional? No lograríamos más que apilar piedra sobre piedra, como en la Torre de Babel, sin llegar jamás a cielo alguno. La verdad Es Dios, y Su ley natural. Acá abajo solo opinamos, pero no alteramos esa ley. ¿Qué parte de la sabiduría sobre la ley natural que maneja Dios representan todos los escritos humanos sumados, omitiendo contradicciones? ¿Alcanza a uno entre mil millones? Y si no alcanza, ¿deberíamos cerrarnos en lo que creemos saber, como si nadie, ni Dios, tuviese algo nuevo para enseñarnos?
Tal como un sabio no entregaría a trogloditas una botonera que detone bombas atómicas, ¿no será que Dios dosifica la información que envía al ser humano, ajustándose al tiempo? ¿Quiere Dios que el ser humano descarte la mayoría de Sus leyes naturales, solo porque no figuran en X libros antiguos, aunque sirvan para elevar el porcentaje humano de realización de Dios, y la calidad de vida en la Tierra? Aun así, falta mucho por desentrañar en lo que ya está.
Lo dicho en la Biblia: Viniendo entonces los discípulos a Jesús, aparte, dijeron: ¿Por qué nosotros no pudimos echarlo fuera (al demonio)? Jesús les dijo: Por vuestra poca fe; porque de cierto os digo, que si tuviéreis fe como un grano de mostaza, diríais a este monte: Pásate de aquí allá, y se pasará; y nada os será imposible. Pero este género no sale sino con oración y ayuno. (Mat 17:19-21), y, Y los apóstoles dijeron al Señor: ¡Auméntanos la fe! Entonces el Señor dijo: Si tuvieras fe como un grano de mostaza, dirías a este sicómoro: «Desarráigate y plántate en el mar». Y os obedecería. Lucas 17.5–6 (LBLA), se vuelve menos misterioso, cuando definimos fe como “poder de interiorización transdimensional hacia Dios”.
¿Es solo una metáfora, eso de mover montañas? Indagando en nuestro interior, consiguiendo profundizar, descubriremos una pequeña montaña fácil de mover: el péndulo que usan los radiestesistas para buscar agua. El método de la colección de libros SFO para mover péndulos, parte por nombrar a Dios, pidiéndole Su energía para mover el péndulo suspendido, inerte, de nuestra mano. Lograrlo, usando como password el nombre de Dios que más nos agrade, implica, metafóricamente, entrar a navegar al Internet Cosmico Radiestésico. El péndulo se mueve, porque Dios lo permite en Su ley natural, luego de nombrar Su santo nombre. Si re-ligar al hombre con Dios necesita experiencias, si conseguimos nuestra experiencia personal de mover la pequeña montaña que es el péndulo, ello nos re-vinculará de un modo especial con Dios, y entreabrirá la puerta a lo que quiso decir Cristo con “una fe de la magnitud de un grano de mostaza”. Nos sentiremos menos aislados Del Supremo, si podemos interactuar de mejor manera con Su campo natural de información, el ICDD, o Internet Cósmico de Dios, que ha ayudado tanto a la humanidad, como al encontrar agua enterrada en tierra árida.
A quienes les interese el tema de la fe como poder de interiorización hacia Dios, y que el péndulo radiestésico es una pequeña montaña fácil de mover, en EEUU hay una página Web, en un sitio seguro (Weebly): www.internetcosmico.com, donde se regalan libros. Bajar gratis el minicurso de radiestesia, R2-SFO, y las tablas, R4-SFO. Y que les vaya bien.
Alberto Brehme P.

ismael 01/23/2016 16:50

Muy buenas parabolas para compartir

Herman Duven 11/04/2015 04:09

Gracias por la explicacion..por la gracia de Dios tenia una idea pero El me dijo que buscara en internet y reafirme la idea que tenia y me dio luces. Dios les bendiga